04/07/2020 Por QUINTIN MENDOZA ANQUISE Desactivado

Adecuada imputación de las infracciones a la Ley Nº 27815 – Ley del Código de Ética de la Función Pública

Precedente administrativo sobre la adecuada imputación de las infracciones a la Ley Nº 27815 – Ley del Código de Ética de la Función Pública; en el marco del procedimiento administrativo disciplinario de la Ley Nº 30057 – Ley del Servicio Civil

Como precedente de observancia obligatoria, Los Vocales integrantes de la Primera y Segunda Salas del Tribunal del Servicio Civil, reunidos en Sala Plena, de conformidad con lo dispuesto en el último párrafo del artículo 4º del Reglamento del Tribunal del Servicio Civil, aprobado por Decreto Supremo Nº 008-2010 -PCM, modificado por el Decreto Supremo Nº 135-2013-PCM y por la Segunda Disposición Complementaria Modificatoria del Decreto Supremo Nº 040-2014-PCM1, precedente que fue publicado en el diario oficial El Peruano el 04 de julio del 2020, cuyo contenido es el emiten el siguiente:

RESOLUCIÓN DE SALA PLENA

Nº 006-2020-SERVIR/TSC

Asunto:ADECUADA IMPUTACIÓN DE LAS INFRACCIONES A LA LEY Nº 27815 -LEY DEL CÓDIGO DE ÉTICA DE LA FUNCIÓN PÚBLICA; EN EL MARCO DEL  PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO DISCIPLINARIO DE LA LEY Nº 30057 – LEY DEL SERVICIO CIVIL

Lima, 26 de junio de 2020

Los Vocales integrantes de la Primera y Segunda Salas del Tribunal del Servicio Civil, reunidos en Sala Plena, de conformidad con lo dispuesto en el  último párrafo del artículo 4º del Reglamento del Tribunal del Servicio Civil, aprobado por Decreto Supremo Nº 008-2010 -PCM, modificado por el Decreto Supremo Nº 135-2013-PCM y por la Segunda Disposición Complementaria Modificatoria del  Decreto Supremo Nº 040-2014-PCM1, emiten el siguiente:

ACUERDO PLENARIO

I. ANTECEDENTES

1. Desde el 14 de septiembre de 2014, el régimen disciplinario de los servidores civiles comprendidos en los regímenes de trabajo de los Decretos  Legislativos Nos 276, 728 y 1057 está regulado por la Ley Nº 30057 – Ley del Servicio Civil, en adelante la Ley Nº 30057, y su reglamento,  aprobado por Decreto Supremo Nº 040-2014-PCM y modificatorias.

2. El Tribunal del Servicio Civil, en adelante el Tribunal, como última  instancia administrativa, viene conociendo un gran número de expedientes administrativos originados en recursos de apelación cuyas controversias se suscitan en torno a la imposición de sanciones por la comisión de infracciones administrativas previstas en la Ley Nº 27815 – Ley del Código de Ética de la Función Pública, en adelante la Ley Nº 27815, en el marco del procedimiento administrativo disciplinario de la Ley Nº 30057.

3. Al respecto, se ha advertido que las entidades a través de sus autoridades administrativas al momento de tipificar una falta, subsumen conductas como infracciones administrativas a la Ley Nº 27815, cuando en algunos casos  éstas se encuentran previstas como faltas disciplinarias en el artículo 85º dela Ley Nº 30057 y su Reglamento General, aprobado por el Decreto SupremoNº 040-2014-PCM. Asimismo, en otros casos, se subsumen simultáneamente, en un mismo  procedimiento disciplinario y para una misma conducta infractora, faltas  previstas tanto en la Ley Nº 27815 como en la Ley Nº 30057; vulnerando el  carácter residual de las primeras respecto a las faltas previstas en la Ley Nº 30057.

4. En tal sentido, es necesario establecer directrices que permitan  determinar cuándo corresponde imputar las infracciones administrativas  previstas en el Ley Nº 27815 en el marco del procedimiento administrativo disciplinario de la Ley Nº 30057 y cómo se debe realizar una imputación  acorde a los principios de legalidad y tipicidad previstos en el Texto Único  Ordenado de la Ley Nº 27444, Ley del Procedimiento Administrativo  General, aprobado por Decreto Supremo Nº 004-2019-JUS,  en adelante el TUO de la Ley Nº 27444.

II. FUNDAMENTOS JURÍDICOS

§ Sobre la potestad sancionadora del Estado

5. En el contexto jurídico y a nivel nacional, se aprecia a diario la facultad  de todas las entidades del Estado (del gobierno nacional, regional y local)  para establecer e imponer sanciones respecto a las actuaciones  administrativas en el marco de una relación Estado  -administrado, conocida como la potestad sancionadora del Estado  (ius puniendi).

6. Es así que, dicha potestad es ejercida por la Administración Pública y  consiste en el poder jurídico otorgado por la Constitución a través de la Ley sobre sus funcionarios y servidores para imponer sanciones por las faltas  disciplinarias que cometen, por conductas que afectan el adecuado  funcionamiento de las entidades del Estado, con la finalidad de reprimirlas, disuadir de su comisión y evitar su impunidad.

7. Si bien la facultad de la Administración Pública para aplicar una sanción administrativa no se encuentra expresamente reconocida en la norma constitucional, el Tribunal Constitucional ha afirmado que ésta “constituye una manifestación del ejercicio de la potestad sancionatoria de la Administración y, como toda potestad en el contexto de un Estado de Derecho, se encuentra condicionada, en cuanto a su propia validez, al respeto de la Constitución, de los principios constitucionales y, en particular, a la observancia de los derechos  fundamentales2”.

8. El procedimiento sancionador en general, establece una serie de pautas mínimas comunes para que todas las entidades administrativas con  competencia para la aplicación de sanciones a los administrados la ejerzan de manera previsible y no arbitraria. En ese sentido, el TUO de la Ley Nº 27444, no solo es una norma legal que regula el procedimiento administrativo en general, sino que su observancia y aplicación por las entidades y sus  órganos constituyen un límite para la potestad sancionadora del Estado,  estableciendo en el Artículo IV de su Título Preliminar, los principios  administrativos que son aplicables a los procedimientos administrativos en general; y, en su artículo 248º, los principios que rigen el ejercicio de la  potestad sancionadora de las entidades públicas.

§ Sobre el principio de legalidad

9. Respecto al principio de legalidad en el ámbito sancionador, el Tribunal  Constitucional ha señalado que éste impide que se pueda atribuir la  comisión de una falta si ésta no está previamente determinada en la ley, y  también prohíbe que se pueda aplicar una sanción si ésta no está  determinada por la ley. Asegura también que este principio impone tres  exigencias: la existencia de una ley (lex scripta), que la ley sea anterior al  hecho sancionado (lex praevia), y que la ley describa un supuesto de hecho estrictamente determinado (lex certa)3.

10. En esa medida, el principio de legalidad no solo exige que la falta esté  establecida en una norma legal, sino que la misma describa claramente  cuál es la conducta que se considera como tal (Lex certa), lo que se conoce  como el mandato de determinación.

11. Al respecto, el Tribunal Constitucional ha señalado que: «El principio de determinación del supuesto de hecho previsto en la Ley es  una prescripción dirigida al legislador para que éste dote de significado  unívoco y preciso al tipo penal, de tal forma que la actividad de subsunción  del hecho en la norma sea verificable con relativa certidumbre. Esta exigenciade “lex certa” no puede entenderse, sin embargo, en el sentido de exigir del  legislador una claridad y precisión absoluta en la formulación de los  conceptos legales. Ello no es posible, pues la naturaleza propia del lenguaje,  con sus características de ambigüedad y vaguedad, admiten cierto grado de  indeterminación, mayor o menor, según sea el caso»4.

12. En ese sentido, se afirma que el principio de legalidad consiste en “la  exigencia de que tanto los comportamientos prohibidos, o preceptuados,  como las sanciones a imponer, sean descritos clara o inequívocamente, de  forma que no se genere inseguridad jurídica”5 y, por ende, que sea posible  prever las consecuencias sancionadoras derivadas de una determinada conducta.

§ Sobre el principio de tipicidad

13. Sobre el principio de tipicidad establecido en el numeral 4 del artículo  248º del TUO de la Ley Nº 27444, es posible afirmar que es un límite  concreto a la potestad sancionadora administrativa y que su alcance se  extiende a todos los procedimientos sancionadores, en los que están  incluidos los procedimientos especiales y disciplinarios.

14. Así, para Gonzáles (2009, p. 366) este principio exige la presencia de tres aspectos, a efectos de determinar la existencia de una conducta sancionable administrativamente:

a. La reserva de ley para la descripción de aquellas conductas pasibles de  sanción;

b. La exigencia de certeza o exhaustividad suficiente en la descripción de  las conductas sancionables; y,

c. La interdicción de la analogía y la interpretación extensiva en la aplicación de los supuestos descritos como ilícitos6.

15. El principio de tipicidad – que constituye una manifestación  del principio de legalidad- exige que las conductas consideradas como faltas estén definidas con un nivel de precisión suficiente, de manera que el  destinatario de las mismas pueda comprender sin dificultad o estar en  condiciones de conocer y predecir las consecuencias de sus actos; ello a  partir de la previsión clara de la conducta proscrita y de la sanción  aplicable7.

16. Aunque el artículo en mención establece que solo constituyen conductas sancionables las infracciones previstas en normas con rango de ley, admite que la tipificación pueda hacerse también por medio de reglamentos, pero  claro, siempre que la ley habilite tal posibilidad. Al respecto, el Tribunal  Constitucional ha aclarado que la precisión de lo considerado como  antijurídicodesde un punto de vista administrativo no está sujeta a una  reserva de ley absoluta, sino que puede ser complementada a través de los  reglamentos8.

17. Al respecto, Morón Urbina afirma que “la determinación de si una normasancionadora describe con suficiente grado de certeza la conducta  sancionable, es un asunto que debe ser resuelto de manera casuística, pero es importante tener en cuenta que la tipificación es suficiente cuando consta en  la norma una predeterminación inteligible de la infracción, de la sanción y de la correlación entre una y otra”. Pero además, dicho autor resalta que “el  mandato de tipificación, que este principio conlleva, no solo se impone al  legislador cuando redacta el ilícito, sino a la autoridad cuando realiza la  subsunción de una conducta en los tipos legales existentes” 9.

18. De esta manera, podemos concluir que el principio de tipicidad exige,  cuando menos:

(i) Que, por regla general las faltas estén previstas en normas con rango de  ley, salvo que se habilite la tipificación vía reglamentaria.

(ii) Que, las normas que prevean faltas, si bien no tengan una precisión  absoluta, describan con suficiente grado de certeza la conducta sancionable

(iii) Que, las autoridades del procedimiento realicen una correcta operación de subsunción, expresando así los fundamentos por los que  razonablemente el hecho imputado se adecua al supuesto previsto como  falta; que configure cada uno de los elementos que contiene la falta. Como  es lógico, la descripción legal deberá concordar con el hecho que se  atribuye al servidor.

§ Sobre las sanciones por la comisión de infracciones a la Ley Nº 27815, Ley del Código de Ética de la Función Pública y la aplicación del  régimen disciplinario de la Ley Nº 30057

19. La Ley Nº 27815 estableció que todo servidor público  independientemente del régimen laboral o de contratación al que esté  sujeto, así como del régimen jurídico de la entidad a la que pertenezca,  debe actuar con sujeción a los principios, deberes y prohibiciones éticas  establecidos en dicha Ley, siendo pasible de sanción en caso de infringir  tales disposiciones.

20. Así pues, de conformidad con el artículo 10º de la Ley Nº 27815 se  considera infracción a toda transgresión de los principios y deberes así  como de las prohibiciones señaladas en los Capítulos II y III de la citada Ley, generándose responsabilidad pasible de sanción.

21. No obstante tal enunciado, la Ley Nº 27815 no reguló los tipos de  sanciones aplicables ante la comisión de dichas infracciones éticas por  parte de los servidores públicos, disponiendo expresamente que el  Reglamento de dicha ley establecería las correspondientes sanciones10, así como el procedimiento a seguir.

22. En virtud de ello, el Reglamento de la Ley del Código de Ética de la  Función Pública, aprobado por Decreto Supremo Nº 033-2005-PCM, tipificó en el artículo 9º las sanciones aplicables11 y señaló en el  artículo 16º el procedimiento sancionador a seguirse12.

23. De ahí que, fue la propia Ley Nº 27815, Ley del Código de Ética de la  Función Pública la que delegó a su norma reglamentaria la reserva de la  tipificación de las sanciones aplicables por la comisión de infracciones  éticas.

24. Ahora bien, el 4 de julio de 2013 se publicó la Ley Nº 30057, Ley del  Servicio Civil, la cual regula en su Título V el Régimen Disciplinario y  Procedimiento Sancionador aplicable a los servidores bajo el nuevo  régimen del servicio civil así como a los servidores de los regímenes  regulados por los Decretos Legislativos Nos 276, 728 y 1057, el mismo que,  de acuerdo con lo previsto en la Novena Disposición Complementaria Final, regiría a partir de la entrada en vigencia de sus normas reglamentarias.

25. En virtud de ello, el 13 de junio del año 2014, mediante Decreto Supremo Nº 040-2014- PCM, fue aprobado el Reglamento  General de la Ley  del Servicio Civil vigente desde el 14 de junio de dicho año, disponiendo en su Undécima Disposición Complementaria Transitoria que, el título  correspondiente al “Régimen Disciplinario y Procedimiento Sancionador”  entraría en vigencia a los tres (3) meses de publicado el Reglamento, con el  fin que las entidades adecúen sus procedimientos disciplinarios al nuevo  régimen, esto es, a partir del 14 de septiembre de 2014.

26. Adicionalmente, la mencionada Undécima Disposición Complementaria Transitoria estableció que aquellos procedimientos disciplinarios que  fueron instaurados antes del 14 de septiembre de 2014 se regirían por las  normas por las cuales se les imputó responsabilidad administrativa hasta  su terminación en segunda instancia, siendo tal disposición desarrollada enel numeral 6 de la Directiva Nº 02-2015-SERVIR/GPGSC “Régimen  Disciplinario y Procedimiento Sancionador de la Ley Nº 30057, Ley del  Servicio Civil”13.

27. Asimismo, el 14 de junio de 2014, quedaron derogados, de acuerdo con  el literal g) de la Única Disposición Complementaria Derogatoria del  Reglamento General de la Ley Nº 30057, el artículo 4º y los Títulos I, II, III y  IV (sanciones y procedimiento) del Reglamento de la Ley Nº 27815 – Ley del  Código de Ética de la Función Pública.

28. Ante la derogación de las mencionadas normas reglamentarias,  mediante Resolución de Presidencia Ejecutiva Nº 174-2016-SERVIR-PE,  publicada en el Diario Oficial “El Peruano” el 13 de octubre de 2016, se  formalizó la opinión vinculante adoptada por el Consejo Directivo de  SERVIR en la Sesión Nº 29-2016, contenida en el Informe Técnico Nº 1990-2016-SERVIR/GPGSC, señalando que:

“(…)

4.2 A partir de la entrada en vigencia del régimen disciplinario de la Ley Nº 30057, Ley del Servicio Civil, las sanciones y el procedimiento del régimen  disciplinario de la Ley Nº 30057 son aplicables a las faltas e infracciones  contempladas en la Ley Nº 27444, Ley del Procedimiento Administrativo  General; Ley Nº 27815, Ley del Código de Ética de la Función Pública, y otras leyes, según el artículo 85 inciso q) de la Ley del Servicio Civil y el inciso j)  del artículo 98.2 del Reglamento General de la Ley del Servicio Civil,  aprobado por Decreto Supremo Nº 040-2014-PCM”.

29. Al respecto, ha de señalarse que de acuerdo con el artículo V del Título  Preliminar del TUO de la Ley Nº 27444, el ordenamiento jurídico  administrativo integra un sistema orgánico que tiene autonomía respecto  de otras ramas del derecho, estableciendo en el numeral 2.9 como fuente  del procedimiento administrativo a: “Los pronunciamientos vinculantes de aquellas entidades facultadas  expresamente para absolver consultas sobre la interpretación de normas  administrativas que apliquen en su labor, debidamente difundidas”.

30. Por ello, a partir del 14 de septiembre de 2014, fecha de entrada en  vigencia del régimen disciplinario de la Ley Nº 30057, Ley del Servicio  Civil, la vulneración de los principios, deberes y prohibiciones  contenidos en la de Ley Nº 27815, Ley del Código de Ética de la Función Pública, acarrea infracción administrativa pasible de sanción, para lo  cual se aplicará tanto las sanciones como el procedimiento  administrativo disciplinario de la Ley del Servicio Civil y su  Reglamento General, aprobado por Decreto Supremo Nº 040-2014-PCM.

§ Sobre la adecuada imputación de las faltas de la Ley del Código de  Ética de la Función Pública en el procedimiento administrativo  disciplinario de la Ley del Servicio Civil

31. Ahora bien, habiendo precisado el marco normativo aplicable para las  infracciones administrativas contenidas en la Ley Nº 27815, corresponde determinar cuándo se debe recurrir a estas infracciones para configurar una  falta administrativa de la Ley del Servicio Civil; además de precisar cómo sedebe tipificar este tipo de conductas en observancia a los principios de  legalidad y tipicidad.

32. Al respecto, la Ley Nº 27815 establece que el Código de Ética de la  Función Pública es supletorio a las leyes, reglamentos y otras formas de  procedimientos existentes en cuanto no lo contradigan o se opongan, en  cuyo caso prevalecerá las disposiciones especiales14. De ello se advierte,  que la mencionada ley es de aplicación en los supuestos no previstos por lasnormas especiales; así por ejemplo, ante una conducta que no se encuentra tipificada como falta en la Ley Nº 30057 y su Reglamento General, pero que afecta el adecuado funcionamiento de la entidad, corresponde subsumirla  a través de las infracciones previstas en la Ley Nº 27815.

33. Asimismo, en la Décima Disposición Complementaria Transitoria de la  Ley Nº 30057, se señaló textualmente lo siguiente:

DécimaAplicación del régimen sancionador y proceso administrativo disciplinario

A partir de la entrada en vigencia de la presente Ley, los procesos  administrativos disciplinarios en las entidades públicas se tramitan de  conformidad con lo estipulado en la presente Ley y sus normas  reglamentarias. El Código de Ética de la Función Pública, Ley 27815, se  aplica en los supuestos no previstos en la presente norma.

Queda prohibida la aplicación simultánea del régimen disciplinario  establecido en la presente Ley y la Ley del Código de Ética de la Función  Pública o su Reglamento, para una misma conducta infractora, en el mismo procedimiento administrativo disciplinario. (…)”.

34. De la norma citada, se puede apreciar que a partir de la vigencia del régimen disciplinario regulado por la Ley Nº 30057, es decir, del 14 de  septiembre de 2014 se debe observar lo siguiente:

(i) La Ley Nº 27815 se aplica en los supuestos no regulados por la Ley Nº 30057. Si bien a través del procedimiento administrativo disciplinario de Ley del Servicio Civil se reconoce como faltas a las infracciones  administrativas de la Ley Nº 27815, esta aplicación es de carácter  residual, es decir, en tanto la Ley Nº 30057 no contenga expresamente  el supuesto de la falta que se pretenda imputar.

(ii) El legislador ha prohibido la imputación simultánea en un mismo  procedimiento administrativo de las normas que regulan el régimen  disciplinario de la Ley Nº 30057 y las previstas en la Ley Nº 27815 para  una misma conducta infractora.

35. Por ello, frente a la comisión de una conducta infractora es necesario  identificar si ésta se subsume en algunos de los supuestos de falta  establecidos en la Ley Nº 30057, y de no ser posible dicha subsunción, se  podrá recurrir a las faltas de la Ley Nº 27815, por la infracción a un  principio deber o prohibición establecido en dicha norma.

36. A su vez, en el marco de un mismo procedimiento administrativo  disciplinario, no corresponderá subsumir de manera simultánea una  misma conducta infractora en una falta contenida en la Ley Nº 27815 y en  otra prevista en la Ley Nº 30057 o su Reglamento.

37. Al respecto, si bien en el Reglamento General de la Ley Nº 30057 se ha  señalado que también constituyen faltas para efectos de la responsabilidad administrativa disciplinaria las previstas en la Ley Nº 27815, las cuales se  procesan conforme a las reglas procedimentales señaladas en el régimen  disciplinario y el procedimiento sancionador regulado en la Ley Nº 30057 y su Reglamento General, la misma debe interpretarse en concordancia con  lo establecido en la Décima Disposición Complementaria Transitoria de la  Ley Nº 30057, antes citada.

38. Así, por ejemplo, de haberse imputado en un mismo procedimiento  administrativo disciplinario, para una misma conducta, la infracción al  deber de responsabilidad establecido en el numeral 6 del artículo 7º de la  Ley Nº 27815 y la comisión de la falta referida a la negligencia en el  desempeño de las funciones tipificada en el literal d) del artículo 85º de la  Ley Nº 30057, se habrá incurrido en la prohibición establecida en la DécimaDisposición Complementaria Transitoria de la Ley Nº 30057 y por  consiguiente en la vulneración al principio de legalidad15.

39. Ahora bien, habiendo determinado cuándo corresponde imputar las  infracciones administrativas contenidas en la Ley Nº 27815, corresponde  establecer pautas para una adecuada imputación, garantizando la correcta aplicación de los principios de la potestad sancionadora en el marco del  procedimiento disciplinario establecido en la Ley Nº 30057.

40. Al respecto, el numeral 1 del artículo 248º del TUO de la Ley Nº 27444,  sobre el principio de legalidad, señala que “sólo por norma con rango de ley cabe atribuir a las entidades la potestad sancionadora y la consiguiente  previsión de las consecuencias administrativas que a título de sanción son  posibles de aplicar a un administrado, las que en ningún caso habilitarán a  disponer la privación de libertad”.

41. De la lectura del artículo citado es posible advertir que, a fin de ejercer  la potestad sancionadora administrativa, el principio de legalidad ha  establecido la reserva legal no solo de la potestad sancionadora como  atribución de las entidades públicas, sino además la reserva legal para  prever las sanciones que se impondrán como consecuencia de incurrir en  una infracción o falta administrativa.

42. En ese sentido, el principio de legalidad consiste en “la exigencia de que  tanto los comportamientos prohibidos, o preceptuados, como las sanciones a imponer, sean descritos clara o inequívocamente, de forma que no se genere  inseguridad jurídica”16 y, por ende, que sea posible prever las  consecuencias sancionadoras derivadas de una determinada conducta. En  otras palabras, solo podrá sancionarse aquellas conductas que hayan sido  previamente tipificadas como ilícitas, mediante normas que describan claray específicamente el supuesto de hecho infractor y la sanción aplicable.

43. Por su parte, el principio de tipicidad exige que las conductas  consideradas como faltas estén definidas con un nivel de precisión  suficiente, de tal manera que se pueda conocer previamente los supuestos  de hecho y sus consecuencias; para lo cual se requiere que tanto la  conducta considerada como falta como la posible sanción a imponer se  establezcan de manera previa y precisa.

44. Ahora bien, la Ley Nº 27815, en el numeral 10.1 del artículo 10º, señala  que: “La transgresión de los principios y deberes establecidos en el Capítulo II y de las prohibiciones señaladas en el Capítulo III, de la presente Ley, se considera infracción al presente Código, generándose responsabilidad pasible de  sanción”. Por lo que la Ley Nº 27815 ha previsto que constituye infracción  administrativa la transgresión de los principios, deberes y prohibiciones  contenidos en su propia norma.

45. Asimismo, el numeral 100º del Reglamento de la Ley del Servicio Civil,  precisa que: “También constituyen faltas para efectos de la responsabilidad administrativa (…) las previstas en la Ley Nº 27815, las cuales se procesan conforme a las  reglas procedimentales del presente título”. Esta norma, habilita el  conocimiento de las faltas previstas en la Ley Nº 27815 a través del  procedimiento administrativo disciplinario de la Ley Nº 30057.

46. Sin embargo, las normas antes citadas no han precisado cuál es el tipo  de sanción aplicable de haberse determinado la responsabilidad  disciplinaria por la comisión de una infracción administrativa o falta  prevista en la Ley Nº 27815, la cual puede ser de amonestación, suspensión o destitución17. Ello resulta necesario, por cuanto los principios de  legalidad y tipicidad exigen que la posible sanción a imponerse se  encuentre descrita de manera clara en una norma con rango de ley; además por cuanto es a través de la determinación de la posible sanción a  imponerse que se fijan las autoridades del procedimiento administrativo  disciplinario.

47. En este escenario, para realizar una imputación acorde a los principios de legalidad y tipicidad que rigen el procedimiento sancionador, resulta  indispensable determinar cuál es el tipo de sanción aplicable a las  infracciones previstas en la Ley Nº 27815, para lo cual nos remitiremos al  artículo 85º de la Ley Nº 30057.

48. Al respecto, el artículo 85º de la Ley Nº 30057 establece un catálogo  de faltas disciplinarias pasibles de ser sancionadas, según su gravedad, con suspensión o destitución, entre las cuales se encuentra el literal q) que establece como falta: “Las demás que señale la ley”. Esta norma no prevé propiamente una  conducta típica sino constituye una cláusula de remisión a través de la cual se puede subsumir como falta pasible de suspensión o destitución en el régimen del procedimiento administrativo disciplinario de la Ley Nº 30057, aquella conducta prevista como tal en otros cuerpos  normativos con rango de ley18. Así, por ejemplo, a través del  mencionado literal se podrá remitir a las faltas previstas en la Ley Nº  27815, el TUO de la Ley Nº 27444, entre otras normas con rango de Ley que califique como falta una determinada conducta.

49. Por ello, a efectos de realizar una adecuada imputación de las  infracciones administrativas previstas en la Ley del Código de Ética de  la Función Pública, ante la transgresión de los principios, deberes o  prohibiciones de esta ley, corresponderá imputar a título de falta el  literal q) del artículo 85º de la Ley del Servicio Civil, a través del cual se podrán subsumir aquellas conductas como faltas pasibles de sanción  de suspensión o destitución. Asimismo, deberá concordarse con el  numeral 100º del Reglamento General de la Ley Nº 30057, mediante el  cual se establece que las reglas del procedimiento a seguir son las  previstas en el régimen disciplinario de la Ley Nº 30057 y su  Reglamento.

50. Sin perjuicio de lo anterior, las autoridades competentes para imponer  las sanciones de suspensión y destitución podrían imponer una sanción  menos gravosa que la propuesta al inicio de procedimiento, a través de una decisión debidamente motivada que observe los criterios de gradualidad en la determinación de las sanciones19.

51. Lo expuesto, se encuentra acorde con la opinión vinculante adoptada  por el Consejo Directivo de la Autoridad Nacional del Servicio Civil a través del Informe Técnico Nº 1990-2016-SERVIR/GPGSC20,  en el cual  se concluyó, entre otros, lo siguiente:

“(…)

4.2 A partir de la entrada en vigencia del régimen disciplinario de la Ley Nº 30057, Ley del Servicio Civil, las sanciones y el procedimiento del régimen  disciplinario de la Ley Nº 30057 son aplicables a las faltas e infracciones  contempladas en la Ley Nº 27444, Ley del Procedimiento Administrativo  General; Ley Nº 27815, Ley del Código de Ética de la Función Pública, y otrasleyes, según el artículo 85 inciso q) de la Ley del Servicio Civil y el inciso j)  del artículo 98.2 del Reglamento General de la Ley del Servicio Civil,  aprobado por Decreto Supremo Nº 040-2014-PCM”.

52. En la misma línea, mediante Informe Técnico Nº 111-2019-  SERVIR /GPGSC, del 22 de enero de 201921, la Gerencia de Políticas de Gestión del  Servicio Civil de la Autoridad Nacional del Servicio Civil – SERVIR,  concluyó que:

“(…)

3.6 Teniendo en cuenta que el artículo 100º del Reglamento de la LSC por sí mismo no ha determinado el tipo de sanción que correspondería aplicar a  las infracciones a la LCEFP y el TUO de la LPAG (lo cual es necesario no solo para la determinación de las autoridades del PAD sino para un adecuado  ejercicio del derecho de defensa del servidor), resulta necesario que dicha  infracción a la LCEFP o al TUO de la LPAG sea tipificada en la falta descrita en el literal q) del artículo 85º de la LSC: “Las demás que señala la Ley.”; caso contrario podría incurrirse en un vicio que acarree la nulidad del PAD por infracción al debido procedimiento”.

53. Finalmente, este Tribunal considera que toda imputación de una  conducta que se encuentre prevista como falta en una norma con rango de ley y que no se encuentre establecida como tal en la Ley Nº 30057,  Ley del Servicio Civil, deberá tipificarse a través del literal q) del  artículo 85º de la misma, aplicando las reglas procedimentales  previstas para el régimen disciplinario de la Ley Nº 30057 y su  Reglamento General.

III. DECISIÓN

1. La Sala Plena del Tribunal del Servicio Civil, por unanimidad, considera  que las directrices contenidas en los numerales 30, 34, 48, 49 y 53, del  presente Acuerdo Plenario ameritan ser declaradas como precedente de  observancia obligatoria para establecer una adecuada imputación de las  infracciones a la Ley Nº 27815 -Ley del Código de Ética  de la Función  Pública; en el marco del procedimiento administrativo disciplinario  de la Ley Nº 30057 – Ley del Servicio Civil.

2. En atención a lo expuesto, la Sala Plena del Tribunal del Servicio Civil, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 4º del Reglamento del Tribunal del Servicio Civil respecto a la emisión de precedentes administrativos de  observancia obligatoria;

ACORDÓ:

2.1 ESTABLECER como precedentes administrativos de observancia  obligatoria los criterios expuestos en los fundamentos 30, 34, 48, 49 y 53 de  la presente resolución.

2.2 PRECISAR que los precedentes administrativos de observancia  obligatoria antes mencionados deben ser cumplidos por los órganos  competentes del Sistema Administrativo de Gestión de Recursos Humanos apartir del día siguiente de su publicación en el Diario Oficial “El Peruano”.

2.3 PUBLICAR el presente acuerdo de Sala Plena en el Diario Oficial  “El Peruano” y en el Portal Institucional (www.servir.gob.pe), de  conformidad con lo establecido en el artículo 2º del Reglamento del  Tribunal del Servicio Civil.

CARLOS GUILLERMO MORALES MORANTE

Presidente del Tribunal del Servicio Civil

LUIGINO PILOTTO CARREÑO

Vocal Titular

RICARDO JAVIER HERRERA VASQUEZ

Vocal Titular

GUILLERMO JULIO MIRANDA HURTADO

Vocal Titular

ROLANDO SALVATIERRA COMBINA

Vocal Titular

SANDRO ALBERTO NÚÑEZ PAZ

Vocal Alterno

OSCAR ENRIQUE GÓMEZ CASTRO

Vocal Alterno

Descargue en PDF AQUÍ