01/06/2020 Por QUINTIN MENDOZA ANQUISE Desactivado

MODELO DE APELACION DE SENTENCIA

Expediente N°  : 4889-2010

Secretario          : Dra. García Jurado

Cuaderno          : Principal

Escrito               : 09

Sumilla              : Apelación parcial de sentencia

SEÑOR JUEZ DEL NOVENO JUZGADO ESPECIALIZADO EN LO CIVIL DE LA CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE AREQUIPA

QUINTIN MENDOZA ANQUISE, abogado de ……………………………………………………..; en los autos sobre Proceso de partición de bienes, que sigue ………………………………………..; ante Ud. me presento y digo:

I.- PETITORIO

Formulo apelación parcial en contra la sentencia Nº 92-2013, contenida en la resolución N° 37, de fecha 24 de octubre del 2013 y notificada el 19 de diciembre del año en curso, solamente la parte que declara: “… FUNDADA en parte la demanda de fojas veintiuno y siguientes sobre partición interpuesta por Mario Tacuri Suca…”; adjudicando el 50 por ciento de los bienes inmuebles ubicados en …………………………………….., del distrito de Alto Selva Alegre y del ………………………………. Mundo de la Avenida Jorge Chávez N° 297, de Arequipa; a efecto se declare nulo y declare improcedente la demanda, disponiendo archivarse el caso por la causal de falta de interés para obrar del demandante.

II. AGRAVIOS.

La sentencia apelada agravia a mi patrocinada por la inaplicación del principio constitucional de pactos entre particulares tiene carácter de ley para las partes, vulnerándose el principio de una tutela jurisdiccional efectiva y el debido proceso;  como consecuencia de ello, causa perjuicio, económico, familiar y sobre todo moral, por encontrarse en una situación de preocupación permanente sobre la titularidad de los predios otorgados mediante sentencia de primer grado a recurrirse.

III.- FUNDAMENTOS DEL AGRAVIO ERROR DE HECHO Y DERECHO INCURRIDOS EN LA SENTENCIA IMPUGNADA.

3.1. Eldemandante inició un proceso judicial de división y partición de bienes que son copropietarios con la demandada.

3.1.2. Al momento de iniciar la demanda si bien es cierto que todo propietario tiene derecho de solicitar la partición de bienes en copropiedad, a efecto se disponga señalar el juzgado la parte física que le corresponde, para ejercitar los derechos que tiene todo propietario conforme a nuestra Constitución.

3.1.3. En el presente caso, el demandante y mi patrocinada, no son copropietarios comunes, donde no tienen obligaciones pendientes; ya que de los medios probatorios ofrecidos tanto de parte del demandante y de la demandada, se ha probado que existe una relación muy especial, por ser estos ex convivientes, que han procreado descendientes (hijos aún menores de edad).

3.1.4. Como consecuencia de tener hijos menores; ellos, en el mes de agosto del año 2007, celebraron en forma voluntaria, inclusive obligando a mi patrocinada para abandonar el hogar de convivencia, para luego contraer  nupcias con otra persona; donde constan en dos escrituras públicas de fechas 20 de agosto del 2007 y su aclaratoria de 13 de septiembre del mismo año; donde se aprecian como muy bien se ha sustentado en la sentencia recurrida, que existe ACUERDO VOLUNTARIO DE AMBAS PARTES DE dejar en la administración, uso y usufructo de los bienes a favor de mi patrocinada, que mediante el caso de autos se ha dispuesto su partición.

3.1.5. La sentencia apelada debe ser declarada nula por los siguientes fundamentos:

  1. Que el Artículo 62, de nuestra Constitución Política vigente establece que: “La libertad de contratar garantiza que las partes pueden pactar válidamente según las normas vigentes al tiempo del contrato. Los términos contractuales no pueden ser modificados por leyes u otras disposiciones de cualquier clase. Los conflictos derivados de la relación contractual sólo se solucionan en la vía arbitral o en la judicial, según los mecanismos de protección previstos en el contrato o contemplados en la ley”.
  2. Que, mediante las escritura Pública señalada en el punto 3.1.4 de la presente apelación, existe un acuerdo de voluntades entre las dos partes (cláusula sexta de la escritura pública N° 3335); donde expresamente señalan que la vigencia de la Escritura Pública será hasta los menores hijos tengan la  mayoría de edad y sean profesionales.
  3. Al revisar la sentencia apelada en su parte considerativa séptimo a noveno, el Juez de primera instancia, ha sustentado efectivamente en este sentido sin embargo no ha plasmado esta motivación en la parte resolutiva de la sentencia, lo que genera una incongruencia con la parte considerativa y la resolutiva; pues para decidir sobre la partición también debería decidirse sobre el otorgamiento de la posesión, siempre que no existiese pacto alguno que restrinja este de derecho.
  4. Entonces, al existir un acuerdo entre la mismas partes, cuya vigencia es hasta que los hijos menores tengan una profesión, lo cual está supeditado al transcurrir de tiempo que no tiene un límite muy bien establecido (que solo se probará con los títulos profesionales delo hijos); pero, al otorgarle el derecho de partición y a la vez disponer que no se puede repartir; no puede declarase fundada una demanda de este tipo; pues lo único que podía declarase es IMPROCEDNTE LA DEMANDA porque el DEMANDANTE no tiene interés para obrar en  el presente caso, ya que no son profesionales ni siquiera mayores de edad los hijos de los sujetos procesales (demandante y demandada).
  5. El interés para obrar según el procesalista Ticona Postigo prefiere llamarla «necesidad de tutela jurisdiccional» y nos dice que «es el estado de necesidad de tutela jurisdiccional en que se encuentra una persona en concreto y que lo determina a solicitar, por vía única y sin tener otra alternativa eficaz, la intervención del respectivo órgano jurisdiccional con la finalidad de que resuelva el conflicto de interés en el cual es parte«. Juan Monroy, sobre el tema nos precisa que «hay interés para obrar cuando una persona ha agotado todos los medios para satisfacer su pretensión material y no tiene otra alternativa que recurrir al órgano jurisdiccional. Esta necesidad inmediata, actual, irremplazable de tutela jurídica es el interés para obrar” 
  6. La interrogante surge inmediatamente; el demandante, ¿Cuándo tendrá el interés para obrar?, en base a las actuaciones del expediente y sobre todo por los medios probatorios actuados como son las  escrituras Públicas mencionadas; el demandante adquirirá su interés para obrar, recién cuando sus menores hijos tengan una profesión y sean mayores de edad; lo que no ha tomado en cuenta el A Quo, en el presente caso.

Páginas: 1 2